Por Gary Gutiérrez   Originalmente Publicado en La Perla del Sur

http://www.periodicolaperla.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1528:asi-es-la-cava-del-hilton&catid=121:portada-gente&Itemid=177

Algunos le llaman centros de energía o, en palabras simples, lugares donde los humanos se reúnen para recargar su fuerza interna.

Estos bien pueden ser espacios íntimos -como el rincón de lectura en el hogar- o un gran templo donde se busca refugio del cansancio, las ansiedades y el trajín diario.

Precisamente, esto es lo que por los pasados 19 años el restaurante La Cava del Hilton Ponce Golf & Casino Resort representa para los ‘foodies’ del área Sur, un centro energético de hedonismo gastronómico.

Su estratégica ubicación en el corazón del complejo hotelero lo hace el lugar ideal para recargar las energías en el más elegante ambiente y bajo el cuidado de expertos profesionales.

Pero como todo en la vida, tras casi dos décadas de servicio este espacio necesitaba un cambio. Por eso, meses atrás los empleados y ejecutivos del Hilton decidieron que la renovación sería total.

Así, quedó atrás la sobria y vetusta decoración en madera, para dar paso a la visión de la decoradora Mirta Cámara Sotomayor.

Los colores cálidos con tonalidades naranjas y amarillas, matizadas con variantes de azul, evocan el espectro cromático del Caribe al atardecer.

De igual forma, la brillantez del espacio crea un ambiente más juvenil e informal, pero sumamente elegante, que se completa con detalles. Entre ellos, dos enormes pizarras que sirven de carta de postres y donde se detallan las dulces golosinas que se ofrecen como punto final de la cena.

Esta flamante decoración -que evoca a los bistrós en su coquetería- es complementada con el acostumbrado servicio de los profesionales que tienen a cargo el salón comedor, aseguró Rafael Lebrón, director del área de comidas y bebidas de la hospedería.

De esta manera, la nueva cara de La Cava se sintoniza con las tendencias del mundo gastronómico, que busca un balance entre ambientes más informales y menús de la más alta calidad y sofisticación.

“Nuestra nueva oferta va mas allá de los alimentos. Buscamos que La Cava ofrezca una experiencia completa donde, tanto el conocedor como aquellos que por primera vez se adentran en el mundo gastronómico, puedan experimentar y disfrutar”, aseguró Lebrón.

Por esta razón, no sólo se renovó la imagen del salón comedor. El menú también fue objeto de rejuvenecimiento.

La renovada carta, que cuenta con sabores y delicias de las más importantes tradiciones culinarias del mundo, fue producto de semanas de trabajo del equipo de cocina que dirige Dominik Wirz, chef general del Hilton en Ponce.

Como es su costumbre, aun cuando dirigió el proceso, Wirz ejerció el liderato permitiendo que los jóvenes que laboran bajo su tutela desarrollaran nuevas visiones y refinaran su propuesta.

Por tanto, al experimentar la oferta de La Cava el comensal no sólo establecerá un diálogo gastronómico con Rafael Serrano, Rey Muñoz, Luis Quintana y Abner Rodríguez. También degustará las nuevas tendencias de la culinaria boricua.

El resultado de este trabajo en equipo es un menú que comienza con un delicado carpacho con aguacate y micro ensaladas o un sashimi de atún con empanado de pan y hierbas, aderezado con una maravillosa reducción de soja y tamarindo.

Ambos, delicados y juguetones, además de geniales en su sencillez.

Cuando hablamos de platos fuertes, el rey de la carta es el osobuco sobre rissotto de calabaza.

La carne cocida a la perfección, que se enriquece con la reducción de vino y jugos naturales, se cae del hueso con el sólo toque del tenedor.

Sin embargo, a pesar de que es la posta, el protagonista central de este plato -el sabor y la textura del rissotto de calabaza- exige atención por derecho propio. ¡Bravo!

Una de las cualidades que tiene este menú, añade el Chef, es que se desarrolló dentro de la nueva tendencia de comida sustentable. Es decir, la carta se preparó tomando en cuenta los productos locales que están en temporada.

Por esta razón, la oferta regular de la casa se complementa semanalmente con platos que contienen los productos más frescos.

Como ejemplo, la semana pasada se incluyó un plato de Langostinos sobre majado de apio con una salsa de tomate. ¡Una maravilla!

Si bien el langostino y el puré estaban exquisitos, es esta salsa robusta y espesa que en su sabor evoca el más rico mojo isleño, lo que realmente eleva el plato a otro nivel.

El Mousse de Mangó con salsa de Granadas es otro ejemplo de cómo la producción local afecta el siempre cambiante menú en La Cava.

Delicado de textura y sabor complementado con un crocante de caramelo y nueces, es el final perfecto para cualquier cena.

Sobre el uso de productos locales, Lebrón explicó que es una tendencia que beneficia a todos, pues gana el productor local y gana el hotel, ya que ofrece el mejor producto posible.

Además, permite que el turista realmente experimente la cocina local.

En fin, con su nueva imagen y elegante frescura, La Cava promete seguir siendo un refugio para los foodies y entusias-tas del buen comer.

Pero, con su nueva visión de cocina sustentable, promete también ser un vehículo para el desarrollo y descubrimiento de nuevos senderos gastronómicos.

¡Buen Provecho!

Anuncios