Tras el espíritu culinario
boricua “Comparte tu receta”

Por Gary Gutiérrez
Especial para La Perla del Sur

“Somos lo que comemos”.

Es muy común escuchar esta expresión cuando se trata de relacionar la comida con el estado de salud.

Es decir, el vigor y la fortaleza del cuerpo dependen de cuán saludable sea la dieta que se lleve.

Sin embargo, este pueblerino enunciado también aplica en términos sociales. Lo que se come y cómo se come encarna las identidad y la cultura de los pueblos.

La académica venezolana María Cándida Ferreira de Almeida explica en su publicación “Las Comidas Tradicionales en Tiempos de Globalización: la arepa se (trans) viste en hamburguesa”, que esa identidad culinaria se produce partiendo de tres expresiones diferentes.

Por un lado, identifica como una de esas formas de expresión como la “cocina sofisticada” que producen los chefs y profesionales de la gastronomía.

De igual forma, establece la categoría de “comida rápida”, término que incluye tanto las comidas tradicionales servidas en las fondas y los carritos de las ciudades, así como la culinaria industrial del “fast food” precocinada y servida de forma homogénea e impersonal.

Finalmente, Ferreira de Almeida define la cocina tradicional como “aquella desarrollada en la historia de una determinada región y que es fundamentalmente hecha en los hogares”.

Por supuesto, la académica recuerda que esta comida tradicional no es una expresión estática e inmutable.

La misma está en constante cambio y desarrollo, producto de las influencias culinarias de otras regiones y de los cambios de valores que se den en la sociedad.

Por ejemplo, en la década de los años 50 las frituras que se comían en Puerto Rico, probablemente, en su totalidad eran preparadas en manteca de cerdo.

Con el desarrollo del conocimiento médico y la toma de conciencia del daño a la salud que estas grasas saturadas causan al ser humano, muchas de las sabrosas delicias fritas de la cultura boricua ahora se confeccionan con aceite vegetal.

Tomando lo anterior como punto de partida, se puede afirmar que por los pasados 25 años, las páginas de este rotativo sirvieron como documentación de quienes, en términos gastronómicos, son  los puertorriqueños del Sur de la Isla.

Durante su vida como publicación, las páginas de La Perla del Sur recogieron y preservaron semanalmente las expresiones culinarias de lo mejor de la cocina sofisticada que la región produce.

De igual manera, la publicación es una documentación de las expresiones de la comida rápida.

Sus páginas editoriales recogen y documentan para el futuro las delicias que los sureños comen en los pequeños negocios locales, mientras que los anuncios de las grandes cadenas de la alimentación industrializada, son un documento invaluable para los que en el futuro quieran estudiar el fenómeno de la cocina industrializada en la Isla.

Partiendo de lo valioso de este trabajo de documentación y del deseo de que el proceso de recolección de historias y tradiciones culinarias sea uno más completo, ahora La Perla del Sur se propone evidenciar de forma regular las expresiones culinarias que se producen en los hogares boricuas.

Con este fin, en su aniversario de plata, la publicación convoca a sus lectores a compartir sus recetas.

El llamado es para que los lectores inviten a La Perla del Sur a sus casas y allí compartan esos platos que son tesoros de sus familias.

De esta manera, todo el mundo podrá compartir esa fabulosa receta de arroz con pollo creada por la abuela hace 50 años o la increíble salsa que hacen que las costillas que prepara el viejo en la barbacoa sean el orgullo familiar.

Así las cosas, el reto está sobre la mesa.

Por los pasados 25 años, el periódico La Perla del Sur cumplió con la obligación de recoger y preservar lo mejor de la “gastronomía pública” de la Isla.

Durante los próximos 25, con la ayuda de sus lectores, se propone rendirle el mismo respeto documental a los platos que nacieron y viven en el corazón de las familias puertorriqueñas.

De esa forma, los lectores y el Periódico crearán un acervo gastronómico más completo que retrate realmente “quienes somos” gastronómicamente hablando.

Hasta la próxima, ¡buen provecho!

(Para compartir su receta con nuestros lectores y recibir en su cocina a La Perla del Sur escriba a redaccion@periodicolaperla.com, al fax 787-842-5823 o al Apartado 7253, Ponce, PR 00732)

Anuncios